rápido y seguro
de reserva

mejor precio garantizado

Visite Arles y su entorno


Le café la Nuit Van Gogh Le Pont Van Gogh Les jardins de l'hotel Dieu Van Gogh Cloître & église Saint Trophime Amphithéatre ou Arènes

a describierta de Arles es un paseo en el tempo. .
En los tiempos en que la historia se escribia al borde del Rhodano, se puede leer todalrá sobre las piedras de los monumentos antigüos (el anfitreatro, el teatro, los cryptoporticos, los Alyscamps, las termas) o medievales (la iglesia y el claustro de Saint-Trophime).
Arles fuente de inspiración, un dia de febrero 1.888 llegada Van Gogh en busca de la luminosidad exterior y de la iluminación interior.
Empieza entonces quince meses de intensa creación. Ciertos paisajes que lo inspiraron son desmesurados y otros hacen revivir: el café la noche, el jardin del hotel Dios(Espacio Van Gogh).
Arles y sus contornos viven al ritmo de los juegos con toros de camarga, y el anfiteatro vibra igualmente por las corridas de toros, la plaza de Arles es un lugar importante en la tauromaquia francesa.
Esta tierra de tradiciones se saborea también en sus mercados del Lices (los miercoles y los sabados por la mañana).
En Arles se abre en fin el delta del rio, entre sus dos brazos, el grande Rhodano y el pequeño Rhodano se extendie una basta zono pantanosa..




La autentica Camarga. Los paisajes exepcionales donde se cultiva el arroz y se crecen los caballos blancos y los toros negros. También el Vaccarès, un estanque inmenso que se hurta y que hay que descubrir. Y por fin esos cordones de dunas, pais de los flamencos y de cielo, donde el mar, la tierra y el cielo se confunden.
Por todas partes, la fauna y la flora exeptionales que forman un santuario de la naturaleza, uno de los parajes más bonitos de la naturaleza de Europa.
Desde el campanario de la iglesia de Saintes Maries de la Mer hasta las murallas de Aigues-Mortes


Aigues Mortes Stes Maries de la Mer

Despus de haber visitado la sumtuosa Abadia de Montmajour, se aproxima a las Alpilles, tan queridas por Mistral y Daudet. Dominadas por la vista de los Baux-de-Provence, el macizo luminoso que forma la cinture de los pueblos soleados y apacibles donde entre vinas y olivares, la Provenza eterna y sonada desafia el tiempo: Fontvieille, le Paradou, Maussane, Saint Rémy de Provence, Eygalières...